Toxina Botulínica (arrugas)

toxina botulínica para arrugas

La toxina botulínica, comúnmente conocida como Bótox, es un fármaco que limitala actividad de los músculos que generan las arrugas de expresión, es decir, aquellas arrugas que se producen por la acción acentuada de ciertos músculos que aumentan su actividad durante el envejecimiento.

¿En qué consiste?

La toxina botulínica se aplica mediante microinyecciones prácticamente indoloras y sin anestesia, aunque puede aplicarse si el paciente lo necesita. Se realiza una inyección superficial en las zonas donde hay arrugas faciales de expresión, como en el entrecejo o la frente. Una vez finalizado el tratamiento se puede volver a retomar la actividad normal inmediatamente, aunque en la Clínica de Estudios Universitarios recomendamos no hacer deporte durante las siguientes cuatro horas.

Resultados

Los resultados se empiezan a notar en las siguientes 48-72 horas, siendo a los 10 ó 15 días cuando tendremos el máximo resultado. En algunos casos puede aparecer algún pequeño hematoma que fácilmente se puede disimular con maquillaje y desaparece en pocos días.

Es un tratamiento reversible y tiene una duración de 5 a 6 meses, tras los cuales la toxina se elimina por completo. Respetando éste intervalo el paciente podrá repetir el tratamiento con la tranquilidad de que su cara conservará toda su expresión y rasgos faciales.

Para mantener las arrugas difuminadas y prevenir la aparición de nuevas, en la Clínica de Estudios Universitarios hacemos un seguimiento personalizado de cada caso, pautando los siguientes tratamientos para conseguir un efecto totalmente natural en el rostro.


Pedir cita